Son lentes de contacto que sólo usas una vez. Son más costosas pero también mucho más prácticas. Se pueden sustituir diaria, semanal o mensualmente.  Se recomiendan las lentes desechables a personas con alergias.